Artículos por revista

El mercado trajo el derrumbe, pero el capitalismo tiene salida

Por Carlos Ábalo

Carlos Ábalo es economista y profesor de la Universidad de Buenos Aires. En un extenso artículo, analiza tanto los orígenes y el desarrollo de la crisis económica global como las posibilidades de mutación del sistema. Propone, así, algunas claves para entender el capitalismo del siglo XXI.

a actual crisis financiera internacional tiene que observarse desde una apreciación coyuntural, estructural y de largo plazo. El poder económico, la cultura imperante y los medios obstruyen una discusión abierta, así que una de las más oportunas funciones sociales de este momento es difundir lo más posible los debates y las discusiones sobre estos temas, que, como veremos, estarán profundamente enraizados con nuestros destinos personales.

 

Pareciera que la crisis mundial fuera menos importante que su manifestación local o que resultara exógena a nuestra realidad. La organización económica mundial está en crisis y nos afecta porque no podemos menos que estar dentro del orden mundial. No es sólo una cuestión financiera sino estructural, por su magnitud, la forma que ha adquirido y su repercusión en la producción y los ingresos y si estuviéramos más comprometidos con el sistema financiero internacional no estaríamos mejor sino peor. Y como están en juego los bancos, la capacidad reguladora y la solvencia de los estados nacionales, el empleo y el devenir social, es ante todo un problema político. Está en crisis el sistema mundial capitalista, lo que no significa que va a desaparecer sino que se ha puesto en marcha un proceso de largo alcance1 que nos obliga a estudiar con cautela el terreno que podríamos transitar en los próximos años.

 

Muchos analistas suponen que la crisis será superada en poco tiempo y aún hay quienes propugnan salidas que no harían más que profundizarla, lo que revela que la macroeconomía de la ciencia oficial no cuenta con instrumentos idóneos para entender el fenómeno. Tampoco se puede creer que el derrumbe de los mercados será definitivo porque la necesidad de atenuar su costo social y reciclar el sistema provocará una reacción para impedirlo. Para eso hay que ver el sentido en el que se mueven la sociedad y las tendencias internas que recrea el capitalismo. Para tener una idea de la magnitud del problema digamos que el PBI mundial de 2007 fue de 54 billones (millones de millones) de dólares corrientes y que el endeudamiento global lo supera en por lo menos veinte veces2. En lo que atañe al capital, existen fondos desregulados con créditos 30 veces superiores a sus patrimonios aunque la mayoría afronte riesgos mucho menores. Pero si una parte medianamente importante de la deuda se encontrara en riesgo por sí misma o por efecto dominó, ¿se puede creer que la insolvencia no se propagará sobre otros activos, como lo estamos viendo? Aunque la magnitud de los rescates es impresionante, los pasivos incobrables son inalcanzables y los primeros amenazan con crear una inflación mundial inédita que, si no se presenta, es por la desvalorización de capitales y la recesión.

 

El capitalismo

 

El modo de producción capitalista está regido por la ganancia y no por la producción. Se produce sólo cuando hay ganancias. La doctrina económica del capitalismo justifica el orden social existente, pero ésta es la conmoción más grande de su historia y la doctrina oficial no tiene respuestas explicativas ni políticas superadoras. Se interpreta la crisis como una imprudente aplicación de políticas, en un presunto equilibrio natural. De hecho, la acumulación de ganancias da lugar a la acumulación de capital, de donde emana el poder económico y se controla y condiciona a las instituciones, incluso mediante el pensamiento único para analizar la sociedad y la economía. De allí surge el supuesto de que existe un equilibrio en la economía cuyas incógnitas se pueden develar y resolver mediante fórmulas matemáticas. La realidad es que no hay una economía en equilibrio sino una acumulación de capital que provoca grandes desequilibrios periódicos, por lo que sólo desentrañando sus características se descubren los significados y las posibilidades del modo de producción dominante, en el que vivimos, y se puede entender la política de cada estado nacional dentro del capitalismo global, que estará al servicio exclusivo de la acumulación mundial, o en el mejor de los casos tratará de combinar sus exigencias con las de la Nación y las necesidades de sectores más amplios de la población.

 

La mayoría desprovista de capital vive de un salario, un ingreso ínfimo frente al de los dueños de empresas, acciones, bancos o extensiones de tierra significativas. Y hay salarios altos para el personal calificado o de la alta burocracia. Entre los desposeídos se agregan quienes reciben una jubilación o un subsidio y los desempleados y marginados.

 

En el primer cuarto de siglo de la última posguerra tuvieron lugar los años de oro del capitalismo 3: hubo en los países industrializados o en los que lograron un cierto desarrollo una clase media en ascenso y una aristocracia obrera que, en función de sus relativos privilegios, impidieron la formación de bloques populares o frenaron los reclamos y las propuestas de los trabajadores. La crisis actual y las posibles respuestas que encuentre el capitalismo, al requerir una recomposición de sus beneficios, completará la regresión en los ingresos que tuvo lugar después, a partir de los años setenta (que interrumpieron la mejora generalizada de los años de oro) y volverán a crecer la pobreza, el desempleo y la marginación, esta vez en el centro y en la periferia. En la Argentina, el retroceso de la periferia de los setenta tuvo su expresión concreta en la dictadura militar que implantó el estado terrorista de 1976 a 1983. La dictadura militar cayó pero su política económica continuó. La primera sostuvo al régimen en peligro; la segunda sirve a sus intereses.

 

Desde los setenta hasta el presente los ingresos se concentraron en detrimento de la mayoría de la población mediante el saqueo financiero, el sobreendeudamiento y la tecnología reductora de empleo y de salarios. En la Argentina tuvieron más importancia los dos primeros factores que el último y por esa razón el país sufrió un retraso adicional, pero con la actual crisis financiera internacional los mismos economistas del sistema se empiezan a preguntar si el mundo no está repitiendo la historia de la Argentina 4. En lo sucesivo, es muy posible que las soluciones se orienten cada vez más a la introducción de nuevas tecnologías ahorradoras de trabajo, sin descartar que en la transición hacia esa recomposición del capitalismo subsistan por mucho tiempo las burbujas financieras destinadas a estallar.

 

La burbuja que acaba de explotar en la economía global fue obra de la acumulación desenfrenada de capital, que es la forma normal de desarrollo de la sociedad capitalista. Por eso el Estado tiene que regular la acumulación privada, ya que la sola dinámica del mercado lleva al desastre. La última gran crisis mundial se produjo hace ochenta años, después del derrumbe bursátil de 19295, nacido de una relativamente módica burbuja en comparación con la actual, y la recesión que la siguió continuó con una guerra mundial con cien millones de muertos, la devastación de Europa y Japón, el primer bombardeo atómico y la nueva hegemonía económica de Estados Unidos en un mundo por primera vez dividido entre dos superpotencias que promovían dos sociedades diferentes. La recuperación del sistema capitalista sobrevino después de transcurridos quince años del crack de 1929.

 

Los años de oro mejoraron el nivel de vida en casi todo el mundo. Muchos países dejaron de ser colonias6, pero casi todos ellos integraron una periferia que no pudo terminar de industrializarse7 y que, pese a la bonanza, vio incrementar su brecha de ingresos y de desarrollo respecto a las naciones industrializadas. La Unión Soviética pudo avanzar sobre el Este de Europa como una combinación del reparto resultante del conflicto y de la formación de frentes populares, lo que movió a Estados Unidos a movilizar sus recursos económicos, financieros y militares para impedirlo. La inmediata posguerra trajo también el dominio del Partido Comunista en la revolución nacionalista y campesina de China. Los dos grandes países comunistas labraron la base de su desarrollo posterior mediante una economía estatal semidesconectada del mercado mundial, repitiendo en condiciones especiales el encierro inicial en que las naciones que ya se habían industrializado prepararon su posterior integración al mercado mundial. Alemania y Japón resurgieron como las dos grandes economías que seguían a Estados Unidos, la Unión Soviética se les aproximó en los setenta y en Europa se impuso el capitalismo con Estado de bienestar, para frenar la expansión del socialismo hacia Occidente. Al principio, los regímenes de Europa del Este eran incipientes democracias populares, pero a medida que aumentaba la presión de Occidente y el Este copiaba a la burocracia soviética, se fueron transformando en regímenes policiales represivos. En los años setenta tuvieron lugar los primeros grandes aumentos del precio del petróleo8 y la guerra de Vietnam, que condujo a la primera gran derrota militar de Estados Unidos. Los petrodólares acumulados por los países productores se depositaron en bancos situados fuera de Estados Unidos (eurodólares) y contribuyeron de manera sustancial a modificar el sistema financiero mundial y el modo de acumulación del capital9. La acumulación de capital ya tenía un alcance global a través de las empresas transnacionales y los grandes bancos, y a partir de entonces se expandió y profundizó, con una creciente integración productiva desigual del mundo y los años de oro terminaron porque la tasa de ganancia del capital había decrecido peligrosamente, poniendo en peligro la acumulación capitalista. Para revertirlo había que terminar con el Estado de Bienestar, reducir la capacidad de ingreso de los asalariados, aumentar el desempleo, el trabajo en negro y la marginación, recurrir al saqueo financiero y acelerar el cambio tecnológico para incrementar la productividad, ampliar el capitalismo y acelerar la integración mundial. En la Argentina, además de degradarse el empleo y el ingreso, la opción del saqueo financiero superó a la de la renovación tecnológica.

 

La integración mundial estaba obstaculizada por los países del socialismo real con una economía de base estatal relativamente desconectada del conjunto global. La guerra era imposible porque la paridad de fuerzas sólo garantizaba la destrucción mutua, que empalidecería la que siguió a las dos guerras mundiales. Al alcanzar su máximo crecimiento, la economía soviética empezó a retroceder por las renovadas posibilidades de acumulación del capitalismo, su giro financiero, las nuevas tecnologías, la generación de armas proveniente del cambio tecnológico y el deterioro del propio régimen burocrático soviético. La Unión Soviética y China ya estaban distanciadas. China temía una invasión soviética y quizá ya sospechara que la vía del aislamiento -que Samir Amín denominaría después desconexión- se estaba terminando, por lo que llegó a un acuerdo con Estados Unidos y se empezó a preparar para su incorporación al mercado mundial y así alcanzar una tecnología más avanzada y financiar su expansión, en combinación con el propósito norteamericano de profundizar la división del campo socialista y aislar a la Unión Soviética.

 

A su vez, la masa de capital disponible por medio del nuevo sistema financiero modificó la economía estadounidense 10 que reformuló su complejo militar. Su productividad industrial comparada creció, porque el costo de alcanzar la punta tecnológica pasó a ser en gran parte un gasto del complejo militar financiado por el resto del mundo y el sistema del dólar. El nuevo armamento y su alto costo era lo único que se podía esgrimir para vencer a la Unión Soviética. Cuando, en pocos años, este país pasó del desarrollo acelerado al retroceso, se reveló incapaz de alcanzar las cotas de producción y de productividad necesarias para su economía y su defensa militar. La declinación soviética tuvo lugar durante los ochenta y el socialismo real se derrumbó a principios de los noventa, acelerando la reunificación alemana y la constitución de Europa del Este como semiperiferia capitalista de Europa Occidental.

 

Hay que saber porqué el capital financiero ha llegado a dominar la estructura del capitalismo y conocer las grandes líneas de la transformación financiera internacional para entender cómo se originó la economía de burbuja que acaba de explotar con la nueva crisis mundial.

 

Con el aumento de la producción, el crédito se hace cada vez más necesario para superar la limitación de los capitales individuales. Pero si no se puede enfrentar el costo de la expansión se termina creando una insolvencia en cadena que actúa como una forma de sobreproducción. Justamente, entre las fracciones del capital, las de predominio financiero tienen mayor aptitud para acumular sin trabas. La acumulación corriente de capital encuentra fácilmente sus límites en la producción, porque para sortearlos hay que ganar en la competencia, innovar, conquistar nuevos mercados y encontrar suficiente demanda. Siempre es más fácil desprenderse de un título que de una empresa: ésa es la ventaja del capital financiero. Por eso en la economía capitalista mundial la proporción de capital financiero con respecto al capital total es cada vez mayor y cada vez tiene menos importancia relativa el conjunto de lo que se invierte en producción material, aunque para captar rentas financieras es imprescindible que la economía sea cada vez más productiva y que incorpore capital tecnológico cada vez más diferenciado.

 

La concentración y centralización capitalistas puso en manos de los bancos como impulsores del crédito el dominio de grandes áreas de la producción, especialmente la industrial11 y el capital financiero se volvió políticamente dominante. El Estado se muestra incapaz de regularlo cuando se expande y debe salvarlo con rescates que paga el conjunto de la sociedad. Si bien este capital es el que mejor se adapta para acumular, sólo con el derrumbe quedan a la vista sus riesgos y la condición ficticia de su valorización. El capital financiero es mucho más que capital bancario de crédito necesario para la producción y el consumo: es el capital de los grandes bancos y fondos de inversión, ligado a industrias y con fuerte poder político en los países industrializados. Con las reformas financieras de los setenta 12, ese capital emite dinero mediante el crédito y promueve la acumulación sin límites. Los dueños de ese gran capital constituyen una verdadera oligarquía financiera presente sobre todo en los grandes bancos y fondos de inversión, muchos de los cuales fueron salvados por los rescates, aunque algunos de ellos desaparecieron (Lehman Brothers) 13. Los grandes perdedores se alejaron de la dirección de los bancos de inversión, aunque sus principales accionistas y directivos recogieron premios formidables y otros estafaron cifras multimillonarias a otros inversores. La rápida acumulación financiera tiene una inmediata consecuencia en la concentración de la riqueza 14. El 1% más rico de la población estadounidense dispone del 70% de la riqueza de su país por stock de capital. La abrupta concentración de la riqueza se evidencia en que dicho 1% tenía sólo el 57% después de terminada la crisis de las punto com y el 37% en 199815. La quiebra de capital tecnológico con la caída de las punto com, en 2001 muestra que todavía en ese momento el capital tecnológico estaba subordinado al capital financiero.

 

La oligarquía financiera ha organizado corridas contra reservas en divisas en estados nacionales para acrecentar sus stocks. La crisis monetaria europea de 1992 desplazó fondos hacia bancos quebrados estadounidenses y George Soros se hizo famoso por haber quebrado la libra esterlina. Lo hizo, entre otras cosas, para resguardarla como moneda independiente y preservar negocios no controlados y demasiado poco claros.

 

A su vez, la expansión financiera se basa en un sistema monetario, que es el soporte del sistema crediticio. Hasta la Primera guerra mundial funcionó el patrón oro16 adicionado a la libra esterlina, que ataba la creación de dinero a la disponibilidad de metal, y el crédito bancario dependía del multiplicador de dinero regulado por los bancos, controlados en muchos casos por los bancos centrales. El oro es un metal ideal para ser empleado como moneda porque se puede subdividir conservando un valor proporcional homogéneo. El billete de papel, en cambio, representa al valor: no lo tiene por sí sino por la fe que le tiene el público (es fiduciario). Durante los regímenes de convertibilidad con metales, el oro funcionaba como reserva y el billete de papel circulaba respaldado por él. El patrón oro rigió las transacciones internacionales hasta el interregno entre las dos grandes guerras y luego de la crisis de los treinta ya no se pudo reponer de manera definitiva. En 1922, en Génova, una convención de naciones lo sustituyó por el Gold Exchange Standard (GES) (patrón cambio oro)17, que incorporó las divisas a las reservas, como ya lo había hecho Gran Bretaña con la libra esterlina, y las monedas nacionales no divisas se empezaron a respaldar en éstas. El patrón cambio oro todavía imponía un límite para la acumulación capitalista y es mejor para ella que el patrón oro porque la acumulación no puede estar sujeta a los límites que impone la disponibilidad de metal.

 

Estados Unidos acumuló excedentes monetarios hasta que, al finalizar la Segunda guerra mundial, con la destrucción de sus aliados y de los vencidos, se convirtió en el máximo proveedor de armas, industria, alimentos  y créditos de unos y otros, y disponiendo del 75% del oro mundial18, impuso el GES en la modalidad de Bretton Woods, con el dólar funcionando a la par del oro porque su economía tenía la máxima productividad y producía todo. La expansión de la postguerra se financió con el sistema de Bretton Woods, que constituyó un virtual patrón dólar 19.

 

El 15 de agosto de 1971 el presidente Nixon suspendió la convertibilidad del dólar con el oro, y el comercio y el movimiento internacional de capitales se financiaron con la emisión de dólares más el crédito derivado de ésta y con los dólares creados contablemente por la banca internacional dominada por las grandes entidades financieras de Estados Unidos, Gran Bretaña y, en menor medida, del resto de Europa. Era el fin de Bretton Woods y el comienzo de un modo de acumulación de capital con eje en el capital financiero. Antes, el tipo de cambio fijo estaba defendido por fuertes controles en los flujos de capitales entre países y en los mercados financieros internos. La inconvertibilidad del dólar con el oro permitió desregular los flujos internacionales de capital. Esta transformación financiera iba a generar las bases para la plena creación privada de dinero, que tendría lugar mediante la gran banca privada en un ámbito global, a salvo de las regulaciones nacionales, lo que a su vez precipitó la ruptura de las paridades fijas, la volatilidad cambiaria y la expansión del crédito. Las consecuencias no se hicieron esperar: en julio de 1972 la libra esterlina empezó a flotar contra el dólar y luego le siguió el yen y las otras monedas europeas. El poder económico era, cada vez más, un poder financiero. Los grandes bancos que en la preguerra constituyeron la oligarquía financiera mundial dominante -y que después parecieron declinar ante los dueños de las grandes transnacionales productivas- mantuvieron su cetro y su indiscutida articulación con las grandes industrias (el capital financiero, según Lenin), provocando una rápida concentración de poder en Estados Unidos y en los mayores países capitalistas.

  

La universalización del crédito constituyó una burbuja mundial y sobreendeudó a los países periféricos, que tomaron los créditos creyendo que el aporte de capitales de préstamo los industrializaría. Pero el intercambio comercial, aunque creció más que el producto, permaneció sujeto al proteccionismo y los subsidios agrícolas de los países centrales, lo que siguió limitando las exportaciones primarias de la periferia, pese a la apertura que se le impuso a sus importaciones, lo que contribuyó a trabar el pago de los créditos. La periferia siempre aprovechó la crisis y la guerra para industrializarse, pero el margen proporcionado por el intercambio era insuficiente y, si se financiaba con capital, terminaba complicando los pagos, salvo pocos ejemplos debidos a razones políticas, como las que impulsó a Estados Unidos a dar grandes créditos a Europa y a países del sudeste asiático para debilitar la influencia del comunismo vecino a ellos. Las trabas y dificultades para renovar los créditos condujeron en los años ochenta a la crisis de la deuda20, reciclada en una burbuja creciente que incrementó los pasivos de la periferia en beneficio de los bancos acreedores, con refinanciaciones logradas a costa de más apertura industrial sin reciprocidad para las exportaciones agrícolas y políticas de ajuste destinadas a frenar una inflación que tenía su origen último en las limitadas exportaciones de productos básicos y las reducidas reservas internacionales. Los ajustes de los países periféricos conducían a devaluar y contener la inflación restringiendo la emisión, el crédito y el gasto público, lo que frenaba al crecimiento y reducía los salarios y el empleo, orientando los recursos al pago de la deuda, a facilitar las transferencias de las empresas transnacionales y a elevar el ingreso de los grandes productores primarios y del comercio de exportación. La expansión financiera global posterior fue tan grande que en la actualidad la deuda externa representa sólo 2% del total del endeudamiento mundial. El resultado fue una década perdida para América Latina. Al contrario de lo que sucedió en los años de oro, a partir de los setenta y por más de un cuarto de siglo se deterioró la economía y la sociedad en la periferia, aunque los ritmos de crecimiento y los niveles de ingreso tomaron cursos diferentes en cada país.

 

La globalización del capitalismo

 

La globalización del capitalismo supone una dirección predominante que no involucra a todas las grandes fracciones del capital como lo había imaginado Kautsky21 con su teoría del superimperialismo, sino que existe un predominio de porciones considerables de capital que pueden ser identificadas y que promueven una dirección política en el mundo a través de los grandes países industrializados, que no anula la competencia en gran escala, salvo para el capital ilegal o mafioso que tiene su juego propio como modo particular de acumulación primitiva en espera de su futuro desarrollo. Las grandes rivalidades de intereses, en las que se jugaban también los predominios de los grandes estados nacionales, ocasionaron las guerras mundiales de 1914-1918 y 1939-1945. Pero la concentración y centralización del capital y su extrema financierización construyó un frente común de la burguesía mundial contra el ex estado soviético y cualquier forma de socialismo. En esas condiciones, las rivalidades subsisten sin llegar a nuevas guerras entre grandes estados, pero aun con la acumulación en una escala mundial, el impulso de cada capital proviene en gran medida de su Estado nacional y de su territorio, desde donde debe saltar a la competencia mundial integrándose a un bloque de poder no homogéneo, como lo insinúa Negri22, pero tampoco irreversiblemente enfrentado, dado que las diferencias se zanjan en la lucha competitiva, que incluye la innovación tecnológica. Al mismo tiempo, cuanto más se extiende el capitalismo mundial, deja más intersticios para los capitales menores; los mercados emergentes como bases para la expansión del capital son parte de ese fenómeno.

 

En un capitalismo mundial con múltiples polos de acumulación de diferente magnitud, si hay una moneda nacional que funge como moneda mundial y va adquiriendo el carácter de única, el país que la emite Estados Unidos- impone su predominio y se vale de su divisa el dólar- para captar plusvalía del resto del mundo y compensar en algo su propio descenso de la tasa de ganancia, de modo que existe una renta derivada del uso del dólar que permite apropiarse de parte de las ganancias de los demás. En el capitalismo global predomina el saqueo a través de rentas extraordinarias, que pueden ser ficticias. En esas condiciones, parecería que lo más racional sería una conducción multilateral basada en un acuerdo monetario internacional, pero el capitalismo no se guía por lo racional sino por relaciones de fuerza sólo sometidas a la dinámica del sistema. El capitalismo ya se ha extendido a todo el planeta, pero el modo de producción capitalista, que es el capitalismo en su estado más desarrollado y desprovisto de resabios precapitalistas, aún no se ha generalizado23, mientras las diferencias entre países se recrean por el desarrollo desigual.

 

En el capitalismo global con predominio financiero aparecen cuatro tendencias a destacar. La primera es la crisis, que deja de ser periódica y se convierte en continua. La segunda es la expansión de los mercados. En la actual crisis global, la expansión de los mercados emergentes continúa en forma paralela a la crisis y se expresa como un desacople que no es absoluto sino relativo. La tercera tendencia es la introducción de un capital cada vez más diferenciado al que genéricamente podemos llamar capital tecnológico24, que se encamina a contrarrestar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia por el aumento de la productividad basado en la diferenciación del trabajo y de los salarios combinado con un menor uso relativo de la fuerza de trabajo disponible, lo que promueve más desempleo, el empobrecimiento de las capas de menores ingresos (incluida una parte de la clase media) y una creciente marginación social muy presente en los grandes conglomerados urbanos; en muchos casos suelen crearse dos polos políticos multiclasistas enfrentados: en uno de ellos se aglutinan las fuerzas políticas conservadoras, que a veces son  más afines al cambio tecnológico. La cuarta tendencia es lo que Marx llamaba la pauperización de los trabajadores, que es su empobrecimiento relativo25 entendido como una brecha creciente entre los ingresos de los capitalistas y de los que no disponen de capital. En la actualidad observamos una dirección orientada hacia el deterioro del nivel de vida, como consecuencia del impulso destinado a frenar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia con nueva tecnología y saqueo financiero. Queda por ver cuál de estas dos modalidades será la predominante, lo que también será definido por el desenvolvimiento de la crisis mundial.

 

En el análisis de largo plazo, la crisis internacional parece iniciar el fin de la hegemonía norteamericana26 y de su conducción unilateral y la lenta transición hacia un multilateralismo que relativizará el papel del dólar, incrementará la regulación financiera, estimulará al capital tecnológico y posibilitará una expansión de los nuevos mercados. La crisis acotará transitoriamente la expansión de los emergentes, limitándola durante un período determinado, reforzando en lo inmediato el nuevo deterioro en los ingresos y en el empleo.

 

Las políticas de respuesta a la crisis de la fracción dominante del capitalismo mundial (financiero estadounidense) promoverán una reiteración de las burbujas financieras pero no ya como norma central sino como salida, lo que implicará una mayor apelación al capital tecnológico. La crisis financiera es económica porque implica un descenso de la tasa de ganancia. Para contrarrestarlo, el único camino posible es introducir más tecnología ahorradora de mano de obra, lo que incrementará la explotación social y el final del Estado de Bienestar en los países que podían sustentarlo, con una concentración mayor en los ingresos, que inevitablemente acompaña a la concentración del capital. Los nuevos mercados emergentes, con costos menores, son esenciales sobre todo si se trata de un capital que puede deslocalizarse de sus lugares de mayor expansión27. La duda es cómo se combinarán estos fenómenos.

 

Antes de la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca imperaba en Estados Unidos una visión más conservadora de la crisis, que consistía en superarla sin modificar las condiciones de desenvolvimiento del capitalismo global y manteniendo por todos los medios posibles el unilateralismo norteamericano: reincorporación de Francia a la OTAN, sistema de defensa antiproyectiles, instalación de radares en Polonia y la República Checa, revitalizando bajo otras formas la Guerra fría y profundizando la ofensiva contra Rusia en el Cáucaso, punto neurálgico para el tránsito del petróleo y del gas ruso a Europa. En América está el plan mexicano de llegar a una administración privada con capital estadounidense de las carreteras y el petróleo, que implicaría la privatización parcial de Pemex (Petróleos Mexicanos) y, en América del Sur, la resistencia a la constitución del Banco del Sur y nuevos problemas políticos. Si el objetivo fuera crear dificultades a los BRIC no sólo habría problemas con Rusia sino con China e India y aun con Brasil y el Mercosur. La reunión del G-20 y la intervención de Obama anuncian cambios en la política estadounidense con el resto del mundo.

La economía de burbuja, su estallido y la crisis

 

La burbuja nace del sobreendeudamiento y de la sobrevaloración ficticia de los activos. La expansión de los créditos otorgados inicialmente por los bancos a partir de los eurodólares se generalizó, pese al estallido de la burbuja de 1987 en Japón28. En los noventa crecieron mucho los créditos y la valorización de acciones en los mercados bursátiles. Los inversores valúan las acciones y los títulos y los bancos prestan según la calificación de la gran banca de inversión. La valorización y la asignación de créditos (asignación de recursos por parte del mercado) se hace con la óptica con que los inversores ven la realidad: cuando cunde el optimismo por mayores ganancias, se extralimita la valorización de las acciones y la concesión de créditos, y cuando bajan los precios y se incrementa la mora en los créditos, se acentúan las bajas en las bolsas y la contracción crediticia. Tarde o temprano, la realidad se impone. En la permanente inflación y deflación de activos, propia del desequilibrio de la acumulación, un ciclo se sucede al otro, y cuando hay una gigantesca marea de valorización sigue después otra no menor de desvalorización. La acumulación en gran escala y fuera de los límites reales crea las condiciones para la crisis en gran escala, que es lo que estamos viviendo.

 

Cuando la supervaloración se vuelve insostenible, la burbuja estalla o se desinfla, y sobreviene la crisis. La burbuja es una inflación de precios de los activos, a la que sigue una contracción posterior por una deflación por deuda. La hiperinflación mundial latente golpea sobre los precios de diversa manera en cada país, pero está contenida por la deflación de deuda, que es la caída del valor de los activos, debido a que sus poseedores tratan de desprenderse de los títulos bajando los precios porque ellos y otros acreedores no pueden pagar sus deudas. El capital ficticio surge de la valorización exagerada de los títulos durante el auge, al margen del movimiento productivo. Pero ese capital no se revela como ficticio hasta que la burbuja se pincha o se contrae 29. Mientras dura la burbuja no se sabe cuál es el verdadero valor de los activos. El mercado es tan ciego en el alza como en la baja. La inflación de los activos, seguida después por su deflación, lleva a la recesión. La burbuja se forma cuando la curva de agregados financieros crece con mucha más velocidad que la producción, pero cuando la velocidad con que crecen los agregados monetarios supera a la de los agregados financieros, se está en presencia de un colapso, porque es necesaria una emisión potencialmente hiperinflacionaria para compensar las pérdidas del capital desvalorizado.

 

Crisis del dólar, déficit gemelos y precios

 

La crisis del dólar fue una consecuencia derivada de la crisis del capitalismo mundial: la baja de la tasa de ganancia y el aumento del gasto militar que agranda los déficit gemelos (de la cuenta corriente y el fiscal) de Estados Unidos, sostenidos gracias a la venta de bonos del Tesoro, que se mantiene por el respaldo del Estado norteamericano y la falta de otra moneda nacional que funcione como moneda mundial. De ahí la expansión de las burbujas y el traslado del eje de la industria manufacturera masiva a China y Asia, que producen a costos más bajos. Para evitar las presiones inflacionarias y mantener la actividad, la Fed redujo las tasas de interés desde fines de septiembre de 2007 y allí el dólar se hizo aún menos atractivo para los inversores, depreciándose y valorizando al euro y otras monedas. El temor a la depreciación llevó a los gobiernos y los inversores a la venta de los bonos del Tesoro, lo que depreció más al dólar y agravó el déficit estadounidense. Ante la baja del dólar, los productores de petróleo y de alimentos elevaron sus precios en dólares, iniciando una ola mundial de alza de precios, y parte de la inversión especulativa se colocó en la adquisición de futuros y derivados de esos productos, presionando aún más sobre el alza de sus precios.

 

El sistema de crédito basado en el dólar para la expansión del capital muestra que el sistema económico mundial tal como se presenta en la actualidad no puede funcionar sin la dirección del Estado norteamericano30 y ésta es una característica que se impuso en los años setenta y que también aparece cuestionada en la crisis actual.

 

El período de caída del dólar acababa de concluir y el dólar volvió a apreciarse, pero no de manera definitiva porque la deuda de ese país es imposible de pagar. El dólar se aprecia porque la venta de títulos requiere moneda, pero su apreciación con respecto al oro es más endeble, porque éste tiene valor propio. El capital financiero ganador, que sorteó la crisis de desvalorización de activos y del dólar, quedó en condiciones de comprar a menores precios los capitales perdedores, aunque todavía deberán sortear nuevos derrumbes de valores y cambios en el valor del dólar. Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos ha logrado trasladar parte de su crisis al resto del mundo mediante la depreciación y la revaluación del dólar, que todavía puede considerarse transitoria. Las subas y las bajas del dólar se deben también a que los bonos nominados en dólares les sirven a los Estados nacionales para enfrentar con sus reservas internacionales la volatilidad de los tipos de cambio y a los inversores privados para contar con parte de un patrimonio garantizado por el Estado norteamericano. Cuando los chinos quisieron comprar una gran empresa petrolera privada estadounidense, el Congreso vetó el acuerdo. Si lo hubiera hecho un país periférico habría sido desaprobado por las grandes instituciones y los medios, que casi no difundieron el episodio.

 

La crisis se traslada a la periferia porque al alza en los precios de las commodities -que son sus principales productos exportables- se sucede una baja de esos precios y una menor entrada de divisas a los países productores. La suba del dólar acompaña la baja de las acciones y de las materias primas, aunque estas últimas no están en caída libre, ya que la mayor actividad de China y Asia del Pacífico requiere un mayor abastecimiento, un fenómeno que neutraliza parcialmente la crisis mundial. Si bien los precios de las materias primas no podían estar tan altos, sólo a medias eran una burbuja. Son también una muestra de la expansión de largo plazo del conjunto de la demanda mundial, de los mercados emergentes y de su relativo desacople. Las alzas previas de los alimentos permitieron eludir por primera vez los efectos depresivos impuestos por el proteccionismo y los subsidios agrícolas de los países industrializados. La mayor demanda global potenció también la de energía y elevó el precio del crudo en función de cálculos basados en un necesario y más próximo empleo de energía alternativa. Esos aumentos fueron parte de la amenaza inflacionaria neutralizada luego por el derrumbe, los menores gastos de consumo, la retracción de la inversión y la recesión. Pero el alza de precios de los granos y del petróleo fue potenciada por la especulación con sus futuros y derivados, lo mismo que la posterior baja. La periodista estadounidense Ann Davis reveló que los especuladores representaban más de la mitad de las apuestas al futuro del crudo en la Bolsa Mercantil de Nueva York y que la institución que supervisa los mercados de futuros y opciones de commodities para el Congreso estadounidense podría haber manipulado los precios a favor de los especuladores, algo que ya había sugerido la mismísima Lehman Brothers.

 

Del estallido de la burbuja al rescate

 

A principios del nuevo siglo, la expansión de las punto com empezó siendo un fenómeno derivado del cambio en la modalidad de producir y del uso cada vez más extendido de la informática31 en la producción, la administración y los consumos. Los bancos de inversión adquirieron sus acciones y cuando los balances de las empresas tecnológicas empezaron a decaer, iniciaron las ventas de los títulos y se salvaron de un daño mayor. Los más perjudicados fueron, sobre todo, accionistas y empresas de la informática. Después que se desinflara la de las empresas punto com, apareció la nueva burbuja inmobiliaria, en la que intervinieron capitales salvados del derrumbe, sumados a quienes compraron viviendas alentados por bajos tipos de interés, concedidos incluso a solicitantes de poca solvencia. La nueva valorización masiva benefició al corazón de la oligarquía financiera, los bancos de inversión, que compraron títulos hipotecarios en alza y, basados en su garantía, los usaron como un activo para generar nuevos créditos. Los precios llegaron a un tope, sobrevaluando los activos de la banca de inversión con la ayuda interesada de las calificadoras, pero cuando la demanda de crédito se frenó porque los bancos subieron las tasas de interés (debido al mayor precio de las propiedades y a la necesidad de compensar riesgos por moras) y los tenedores de hipotecas no pudieron pagar, empezó la venta de propiedades y cayeron sus precios. Entonces los bancos de inversión comenzaron a vender sus activos y los derivados vinculados, y esta vez muchos de ellos quedaron atrapados. Para acrecentar los capitales y asegurar especulativamente las operaciones se sobredimensionó la compra venta de futuros y de los derivados32 de esas operaciones, que son apuestas a variaciones en las tasas de interés o los tipos de cambio ligados con las operaciones principales y así, con estos instrumentos, los bancos de inversión inflaron una burbuja mucho mayor que la de las hipotecas. Cuando en septiembre de 2008 Lehman Brothers, cuarto banco de inversiones estadounidense, anunció sus pérdidas, empezaron las grandes caídas bursátiles, que se repitieron periódicamente desde entonces. La magnitud de la burbuja y el entrelazamiento de las hipotecas con los derivados afectaron al conjunto del sistema financiero. Los derrumbes aparentemente inexplicables traducían la inseguridad del mercado. La gran burbuja desembocó en la mayor quiebra financiera conocida. Algunos bancos e inversores que ganaron (entre ellos Soros y el JP Morgan Chase) compraron a otros quebrados y algunos tuvieron que ser nacionalizados, porque al extenderse las quiebras se requirieron salvatajes del Estado. Muchos ganadores criticaron al Tesoro porque el gobierno evitó que los precios cayeran más y no les facilitó fondos para comprar, pero de otra manera habría más concentración de riqueza. Entre los grandes bancos seminacionalizados está el Citigroup. El déficit fiscal estadounidense se acrecentó y mientras los recortes impositivos favorecieron a los ricos, la mayor presión fiscal deprime el consumo y la inversión.

 

La recesión sigue al derrumbe, porque la pulverización del valor de los activos hace imposible transformarlos en capitales para inversión o en respaldo de créditos para la producción, y si se trata de ahorros- habrá menos consumo y éste, a su vez, quedará sujeto a la incertidumbre del empleo. Incluso, la recesión se ahonda cuando el Estado emplea recursos para el rescate que estaban destinados a desarrollo e infraestructura. Estados Unidos y los otros grandes países centrales respondieron con rescates consistentes en préstamos a los deudores para que éstos paguen a los banqueros y a los acreedores, beneficiando a los que ganaron (porque los precios de sus activos podrían haber bajado más y, quizá, sumarse a los que perdieron).

Como continuación y parte del rescate, al fortalecerse transitoriamente la moneda estadounidense el poder financiero rastrilla dólares de todo el mundo, devaluando a otras monedas, sobre todo a las más afectadas por la baja internacional de los precios de las commodities: es otra forma de traslado de la crisis. Esos dólares están destinados a recomponer una base de acciones a valorizarse. En esto consiste la vacilante recuperación de los mercados que empezamos a vivir en la que aún subsiste la modalidad imperante del capital financiero. Con las diferencias realizadas y con el auxilio de los rescates, más la liquidez que captan al fugarse de las colocaciones nacionales tratan de comprar a precios bajos los activos de sus colegas perdedores.

 

Desde que se iniciaron los rescates, los Estados europeos han concedido menos que Estados Unidos. Otorgaron auxilios con condiciones: posesión de acciones, representación en los consejos de administración y más regulación en la política general, y la mayoría apoyaba una arquitectura financiera más regulada en la reciente reunión del G-20. Estas diferencias podrían deberse a que el electorado europeo es más permeable a posiciones reformistas y a que, si el rescate recreara sucesivas burbujas, ninguna moneda podría soportarlo, salvo el dólar apoyado en la virtual captura del sistema monetario internacional, aunque con una sucesión de burbujas y crisis continuadas, lo que explicaría por qué Gran Bretaña, el mayor aliado de Estados Unidos, estuvo más inclinada al control y la regulación pese a que ejerce jurisdicción sobre muchos centros off-shore. En la perspectiva de un exclusivo dólar fiduciario, éste dominaría los off-shore y la libra esterlina perdería su ya limitado poder y en las condiciones actuales del control político y militar de Estados Unidos- el dólar sería también la única moneda capaz de soportar tamaña emisión de bonos. La crisis también hizo aparecer diferencias en la eurozona pues cada país trata de auxiliar su propio sistema financiero nacional antes que el europeo. En Estados Unidos, el sentido del rescate se modificó con la llegada de Obama a la Presidencia. El gobierno de George Bush sólo conducía a reproducir la burbuja. Durante meses, los rescates tuvieron poca influencia en frenar las bajas bursátiles, pues éstas resurgían inmediatamente. Obama mantuvo el rescate a los bancos y el Estado siguió absorbiendo activos tóxicos, pero impuso un control sobre el capital rescatado, como en la seminacionalización del 36% del Citigroup, que escandalizó a Wall Street. Obama33 también facilitará la rehabilitación de algunas industrias, para atenuar el desempleo y la duración de la recesión y, sobre todo, alentará la incorporación de nuevo capital tecnológico en el mediano plazo y en ramas decisivas como la energética, para contrarrestar la caída de la tasa de ganancia. Su política atenúa el poder de la oligarquía financiera, muy influyente en el Partido Demócrata, mediante Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes. La perspectiva tecnológica se aprecia en la inversión pública en energías alternativas y en alentar el acceso a la educación superior con auxilio presupuestario. Aunque la política de Obama acelerará la salida, la situación no tendrá una mejora sustancial enseguida. La mejora se podrá medir por la combinación de los cuatro factores decisivos de la economía mundial de inicios del Siglo XXI (la crisis, los nuevos mercados, el capital tecnológico y la presión política que ejerza el empobrecimiento). Queda por ver cómo se desarrollará la crisis, cuál es el grado de desacople o de expansión de los nuevos mercados y en qué medida avanzará el capital diferenciado.

 

Si el rescate se encaminara a reproducir la burbuja en un marco de crecimiento más limitado, entrañaría una recesión en el mundo, con graves padecimientos sociales y crisis políticas. Aunque el rescate atenúe el derrumbe bursátil, habrá persistentes turbulencias. Desde una perspectiva más general, está en juego el orden mundial, que tendría que pasar a una conducción multilateral alternativa al unilateralismo norteamericano (no a la conducción global planeada por el capital financiero, que no es otra cosa que un gobierno mundial por él dirigido y un unilateralismo más drástico). Una salida posible para el sistema consistiría en reestructurar el sistema financiero con rescates selectivos, nacionalizar parte de los bancos, controlar la emisión crediticia y los agregados financieros, aumentar levemente las tasas de interés en los países industrializados para atraer a los depositantes al sistema bancario, alentar la producción y la infraestructura, promover el capital tecnológico, reducir los gastos militares y el déficit fiscal norteamericano y emplear parte de esos fondos en infraestructura y tecnología, promover la expansión de los mercados emergentes y el reparto consensuado de crédito internacional para energía y desarrollo, con un sistema monetario de nuevo Bretton Woods, pero no con un patrón oro clásico, que limitaría el crédito productivo y generaría una recesión y una iliquidez socialmente imposible de soportar, que beneficiaría también al capital financiero.

 

La recesión se hizo inevitable en el conjunto mundial para volver a valores más reales los capitales sobrevaluados. El FMI había calculado la recesión internacional de este año en 0,6% pero la entidad duplicó ese valor a 1,3% el 22 de abril último, dentro de los pronósticos presentados para el World Economic Outlook. Según esos cálculos, que no deben ser tomados como exactos ni neutrales, Japón y Alemania presentarían las mayores bajas (6,5 y 5,6%) y la zona euro sería la región global más afectada, con una retracción de 4,2%, mientras que Estados Unidos tendría una caída de 2,8%. China e India encabezan el relativo desacople no reconocido teóricamente en el informe, ya que para la primera hubo un cálculo de crecimiento de 6,5%, ofreciendo un apoyo a los emergentes, sobre todo a los más vinculados a la expansión china. Según el FMI, Brasil descendería 1,3% y la Argentina 1,5%, con recuperación para 2010. El Ministerio de Economía argentino desmintió los cálculos para el país y los atribuyó a que “se basan en datos poco confiables de consultoras privadas”, ya que el Banco Central estableció como previsión promedio un crecimiento de 1,8% para el primer trimestre, de 0,8% para el segundo y de 0,9% para el tercero, y una expansión anual de 0,9%, que se elevaría a 2,3% en 2010. Estos pronósticos se basan en encuestas entre privados, pero el Banco Central destaca que hasta ahora la consultora que más acertó en las previsiones (Ecolatina) tiene una estimación de baja de 2,5% a 3%34. Sin embargo, el FMI está modificando otra vez sus pronósticos: reconoce que China terminará creciendo más y que arrastrará a otros emergentes y esa expansión, a su vez, mejorará el desenvolvimiento de la economía mundial. El desacople relativo no reconocido se revela con más fuerza que lo esperado y presenta una nueva oportunidad para la Argentina. La ventaja que tuvo la Argentina en los últimos cinco años y que el FMI no reconoce y genera su  encono es que el país no tuvo caída bancaria porque desalentó el ingreso especulativo de capitales, aunque el efecto negativo de la crisis se presentó en la reducción de los precios agrarios (que igual se mantendrían relativamente altos), de las exportaciones y de la producción industrial. También influyó positivamente el mayor gasto público en energía, que los consultores privados desestiman pese a que no se cumplieron los pronósticos de grandes interrupciones energéticas, sobre todo si se las compara con las producidas en los noventa, aunque obviamente persisten los descensos en la producción y en las reservas de crudo y gas natural.  

 

El capital tecnológico diferenciado

 

Aún no se puede deducir exactamente cuál sería el comportamiento del capital tecnológico diferenciado. En principio, una caída de la industria tradicional puede ser desde el punto de vista del capital más avanzado- una oportunidad para reestructurarla de raíz. A su vez, el capital financiero podría preferir un gran desarme de la industria tradicional, para hipotecarla con sus créditos y darle otra orientación, pero inevitablemente esa dirección estará influida por el capital tecnológico, única vía para incrementar la plusvalía del capital productivo, fuente de la regeneración capitalista e incluso de las rentas financieras. Otra cuestión es qué magnitud tendrá la expansión y profundización del capitalismo en los mercados emergentes más dinámicos, vía para expandir los negocios y reducir los costos.

 

La profundización del capital diferenciado estará también determinada no sólo por las políticas estatales sino por las tendencias intrínsecas del capitalismo. El capital diferenciado no es un bloque sino un conjunto de subsistemas35, de diferente intensidad tecnológica. El cambio tecnológico en Estados Unidos y las naciones avanzadas será más lento pero más integral, porque abarcará al conjunto productivo, pero en los emergentes se dará particularmente a través de las partes o componentes. Para tener una idea aproximada se puede recurrir al comercio internacional, ya que la medida del cambio la dará el mercado mundial. El avance tecnológico no está expresado sólo en productos completos. Cada vez más, la producción industrial es mundial, integrada por partes de muy diversa procedencia, hasta el punto que la mitad del intercambio se explica por ese tipo de comercio36, sobre todo para los mercados emergentes. Los mayores productores de partes concentran las de más alta tecnología y ensambles con una tecnología de avanzada generación y la situación de cada país es muy diferente. Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Hong Kong reúnen las exportaciones de partes de más elevada tecnología entre los emergentes; China produce desde las partes más simples y rudimentarias a bajo costo hasta algunas de tecnología muy avanzada, con un rápido avance en estas últimas. En Filipinas, por lo contrario, predominan las de tecnología menos diferenciada. En este comercio, la Argentina tiene poca significación aunque hay algunos sectores (el espacial y el nuclear y las válvulas) con buenas perspectivas, pero, por ejemplo, en la maquinaria agrícola, donde se presentan ejemplares muy avanzados para el conjunto mundial, predominan los productores individuales y no la producción estandarizada, por lo que existe el peligro de que la inventiva nacional que atrae la atención internacional sea copiada para organizarla en forma en retroceso relativo, cada vez más estandarizada y seriada, más acorde con la reducción de costos y la permanente innovación. Muy pocos rudimentos de clusters se organizan de esta manera. Por así decirlo, la producción de excelencia tecnológica tiene un componente artesanal que pronto debe pasar a una etapa superior para reforzarse. México es un ejemplo de productor de partes expuesto a la competencia. Fue la primera gran maquiladora de la industria estadounidense, pero no evolucionó con la debida rapidez a constituirse en centro de nueva tecnología, por lo que sigue siendo un proveedor pasivo.

 

Estas son algunos de los aspectos de la situación creada que hay que considerar, ya que, en la acumulación mundial, no se sabe hasta qué punto puede haber coincidencia en algunos objetivos entre el capital tecnológico y el financiero. Claro que no es lo único: el establishment estadounidense, expresado en el nuevo gobierno presidido por Obama (el Estado allí ha sido hasta ahora el gran articulador del capitalismo mundial) tendrá que volver a integrarlos a partir de las consecuencias de la crisis. En realidad, este artículo trata de conducir a analizar las formas en que pueden articularse las respuestas, en la que cada país y cada sector social tendrán sus apuestas y sus posibilidades, a veces no de manera conciente. La reconversión que prepara el establishment norteamericano se supone que mantendrá un gran espacio para el capital financiero pero necesariamente con una mayor apelación al capital tecnológico. Los tiempos de esta reconversión no se pueden pronosticar ahora, pero ese camino, con más gravitación del capital tecnológico, abre las puertas a una expansión de los emergentes que pasa sustancialmente, en las actividades relacionadas con la punta tecnológica, esenciales en esta reconversión, por la producción de componentes, en los que se establecerá una gran competencia entre ellos y de ellos con los centros tradicionales, que a diferencia de los emergentes- disponen del predominio de la tecnología de conjunto (y de la venta de patentes). Pero la difusión tecnológica amplía el radio de acción del capitalismo y favorece a los emergentes, a condición de que la dirección política de estos países sepa donde situarse en el contexto mundial, aproveche esa circunstancia y la desarrolle diversificando sus posibilidades y apelando a la constitución de regiones mundiales (el Mercosur tiene la posibilidad de ser una de ellas). La difusión tecnológica y la ampliación del radio de acción del capitalismo se hacen más posibles que nunca en una situación en que, por la magnitud de su mercado, China (y con ella el Asia del Pacífico) arrastra a otros países emergentes estableciendo un circuito llamado a cobrar gran dinamismo, lo que se revela en la rápida reformulación de los pronósticos de crecimiento para China. El secreto estriba en que allí el avance capitalista está impulsado por el Estado (lo que supone una reformulación para el sistema mundial) y contempla un escenario futuro que constituye, a la vez, una cuña y una posibilidad para el capitalismo tradicional. Es una posibilidad porque acelera la salida de la crisis y ofrece nuevos mercados. Es una cuña porque China copia tecnología, pero renueva y avanza en gran parte sobre tecnología propia, facilitado por la magnitud de su mercado interno y, por consiguiente, con un impacto expansivo sobre los mercados proveedores de Asia, como el Mercosur. Así, este rumbo de expansión del capitalismo mundial tiende a impulsar las regiones globales y a apurar el avance tecnológico en Estados Unidos al mismo tiempo que prepara las condiciones para un multilateralismo estructural al sistema, con lo que empiezan a verse los caminos de salida de esta crisis a la vez que el multilateralismo deja de ser una categoría política para convertirse en una característica estructural de la mutación del capitalismo.

 

El capitalismo lleva incorporada la crisis, de la misma manera que cualquier otro sistema, porque la crisis no es sólo un posible punto final sino una forma de evolucionar. Más que el final, lo que se aprecia es la reformulación dictada por la propia dinámica del conjunto del sistema, a la que deben atenerse las estrategias políticas y de las clases dominantes como parte inseparable del conjunto global. En lo sucesivo nos ocuparemos de efectuar una lectura para la Argentina, que combine la presencia de la crisis mundial con el conflictivo ascenso social y político de la burguesía agraria concentrada en la Región Centro. Y esa lectura no podrá desprenderse de lo que sucede en el Mercosur, llamado a constituirse en una región mundial por su dinámica de polo agroalimentario combinado con la presencia de Brasil como uno de los BRIC. Así como no aparece un punto final para el capitalismo como sistema mundial fuera de una lógica doctrinaria que no encuentra sus sostenedores sociales de la misma manera que en los dos siglos previos, tampoco hay forma de articular las posibilidades nacionales sin tomar en cuenta el cuádruple desafío mundial (la crisis, la expansión de los mercados emergentes, la innovación tecnológica y la presión social). Es la única manera que la actual especialización agroalimentaria argentina, sus islas de tecnología avanzada y el mismo modelo productivo pueda encontrar un camino de industrialización definitiva y cambio tecnológico en estrecha asociación con Brasil y con los restantes países del Mercosur ampliado aprovechando la expansión chino asiática. El encuadre exclusivamente nacional no es ya un punto de partida para dar una respuesta a los desafíos del sistema mundial. De la misma manera podría decirse que el encuadre ideológico nacido de la crítica al capitalismo del siglo XIX no conduce a la crítica más apta para entender el capitalismo del siglo XXI.

NOTAS:

 

1)        La actual crisis financiera mundial tiene su propia lógica, pero se la aprecia mejor en una perspectiva de largo alcance al estilo de FERNAND BRAUDEL, “Civilización material, economía y capitalismo”, 3 tomos, Alianza Ed., Madrid, 1984; IMMANUEL WALLERSTEIN, “El moderno sistema mundial”, Siglo XXI, 3 tomos, Madrid y México, 1979, 1984 y 1998, y GIOVANNI ARRIGHI, “El largo siglo XX”, Akal, Madrid, 1999. Un análisis de la economía de burbuja en ROBERT BRENNER  “The Boom and the Bubble” (Verso, Londres, 2002). Hay traducción al castellano con deficiencias: “Turbulencias en la Economía Mundial” Lom, CENDA y Encuentro XXI, Santiago de Chile, 1999 y “Una crisis devastadora en ciernes”, en “Sin Permiso”, ene-feb 2008.

2)        Banco Mundial, FMI (“World Economic Outlook”) y Banco Internacional de Pagos de Basilea.

3)        ANGUS MADDISON, “Las fases del desarrollo capitalista”, El Colegio de México y FCE, México, 1986, “La economía mundial en el siglo XX”, FCE, México, 1992, y “La economía mundial 1820-1992, Análisis y Estadísticas” (OCDE), París, 1997 (versión en español), y HERMAN VAN DER WEE, “Prosperidad y crisis. Reconstrucción, crecimiento y cambio”, 1945-1980”, Crítica Grijalbo, Barcelona, 1986.

4)        Entre ellos PAUL SAMUELSON, en el Congreso de Economía de México, 1979.

5)        CHARLES P. KINDLEBERGER, “La crisis económica 1929-1939”, Crítica, Grijalbo, Barcelona, 1985, esp. caps. 5 a 8 y 14; BERNARD GAZIER, “El crac del 29”, Globus, Madrid, 1994, y EUGEN VARGA, “La crise économique sociale, politique”, Editiones Sociales, París, 1976.

6)        ANKIE HOOGVELT, “Globalization and Post Colonial World”, Palgrave, 1997.

7)        SAMIR AMÍN, “El desarrollo desigual”, Fontanella, Barcelona, 1975, y “La acumulación en escala mundial”, Siglo XXI, México, 1975.

8)        JEAN-MARIE CHEVALIER, “La baza del petróleo”, Laia, Barcelona, 1974; M. MASSARAT, “Crisis de la energía o crisis del capitalismo”, Fontana, Barcelona, 1979; JEAN PIERRE ANGELIER, “La renta petrolera”, Terra Nova, México, 1980, y ROBERTO CENTENO, “El petróleo y la crisis mundial”, Alianza Universidad, Madrid, 1982, caps. V a VIII.

9)        ITZHAK SWARY Y BARRY TOPF, “La desregulación financiera global”, FCE, México, 1993. Después de una visión panorámica y de una reseña del sector financiero en distintos países industrializados, en la Segunda parte hay un análisis comparado global.

10)      NORMAN GLICKMAN y DOUGLAS WOODWARD, en “Los nuevos competidores”, Gedisa, Barcelona, 1994, enfocan este cambio a través de la inversión extranjera.

11)      RUDOLF HILFERDING, “El capital financiero”, Tecnos, Madrid, 1963. Escrito en 1909, para el autor, el capital financiero representa una relación cada vez más estrecha entre el capital bancario e industrial y fue atacado por el estalinismo, que le adjudicó sin fundamento suponer en su argumentación el paso de la libre concurrencia a una organización planificada de la producción que volvería inútil el socialismo. JAIME ESTÉVEZ y SAMUEL LICHTENSZTEJN (comp.), “Nueva fase del capital financiero”, Nueva Imagen, México, 1981, contiene estudios de diversos autores sobre la internacionalización financiera y su presencia en América Latina.

12)      ENRIQUE PALAZUELOS, “La globalización financiera. La internacionalización del capital financiero a finales del siglo XX”, Síntesis, Madrid, 1998, y FRANCOIS CHESNAIS (comp.) “La mundialización financiera”, Losada, Buenos Aires, 1999, esp caps 3 (ROBERT GUTTMANN, “Las mutaciones del capital financiero”), 6 (RICHARD FARNETTI, “El papel de los fondos de pensión y de inversión anglosajones en el auge de las finanzas globalizadas”), 7 (PIERRE SALAMA, “La financiarización excluyente: las lecciones que brindan las economías latinoamericanas”) y 8 (FRANCOIS CHESNAIS, “Mundialización financiera y vulnerabilidad sistémica”).

13)      DEAN BAKER - “Los restos de una bancarrota incontrolada: el abandono de Lehman”, “Sin Permiso”, num 4.

14)      HARRY BRAVERMAN  “Trabajo y capital monopolista. La degradación del trabajo en el Siglo XX”, Nuestro Tiempo, México, 1984.

15)      Datos de MICHAEL HUDSON.

16)      EDWIN WALTER KEMMERER, “Oro y patrón oro”, Sudamericana, Buenos Aires, 1947.

17)      ROBERTO MARTÍNEZ LE CLAINCHE, “Curso de Teoría Monetaria y del crédito”, UNAM, México, 1968 y LIGA DE LAS NACIONES, “Experiencia monetaria internacional”, México, 1945.

18)      En 1948 era de 70%. ABRAHAM GUILLÉN, “El imperialismo del dólar”, Peña Lillo, Buenos Aires, 1962, Cap. V.

19)      En el sentido de que el dólar, como expresión del poder de Estados Unidos después de la Segunda guerra mundial, fijaba el precio del oro. A partir de la suspensión de la convertibilidad del dólar con el metal, la moneda estadounidense tuvo dos devaluaciones seguidas y los mercados financieros globales marcaron en lo sucesivo la paridad del dólar con el oro.

20)      LUIS VITALE, “Historia de la deuda externa latinoamericana y entretelones del endeudamiento argentino”, Sudamericana Planeta, Buenos Aires, 1986. Caps. VI, XII y XIII.

21)      KARL KAUTSKY suponía que se iba a llegar a un acuerdo tanto entre los capitalistas como entre los Estados y el imperialismo dejaría de tener como característica la rivalidad entre grandes naciones, que conducía a las guerras mundiales.

22)      MICHAEL HARDT y ANTONIO NEGRI, “Imperio”, Paidós, Buenos Aires, Barcelona, México, 2002, en la Tercera Parte (“Los pasajes de la producción”): el Imperio sería una organización supranacional como única lógica de dominio contrapuesta al imperialismo, que era la soberanía de los grandes estados nacionales nacida con la edad moderna- con extensión fuera de sus propias fronteras.

23)      ROSA LUXEMBURGO, “La acumulación del capital”, Buenos Aires, 1968; esp. en los caps. VII, XVIII y XXV a XXXI interpreta que no hay absoluta correspondencia entre producción y realización, como surge de Marx (por esa cuestión Lenin polemizó con ella) lo que para la autora tiene que ver con un modelo de acumulación de capitalismo terminado o puro, apoyado en dos clases básicas (burguesía y proletariado) y arguye que la reproducción ampliada sólo es posible en la perspectiva de nuevos mercados exteriores de productores mercantiles no capitalistas. El desarrollo desigual del capitalismo global ofrece esa posibilidad en los mercados capitalistas emergentes diferentes de los desarrollados.

24)      PABLO LEVÍN “El Capital Tecnológico”, Parte Segunda: “Tesis en el marco del capital indiferenciado” y Parte Tercera: “Tesis en el marco del capital diferenciado”, Catálogos, UBA, Facultad de Ciencias Económicas, Buenos Aires, 1997. En una próxima oportunidad nos detendremos en la revolución tecnológica en marcha, que conduce a la automatización y semiautomatización de los procesos de trabajo con gran incremento de la productividad y degradación generalizada del papel de los trabajadores sobre la base de que la mayor productividad genera un gran desempleo justo cuando se crea la oportunidad de que la humanidad pueda beneficiarse con una menor jornada laboral y una ampliación del ocio. Por eso, las innovaciones en marcha tienen una gran importancia política y reabren la discusión sobre el socialismo en medio del vaciamiento cultural, a la vez que el impacto sobre el sistema global se traduce ya en la crisis de la hegemonía estadounidense y en la expansión de nuevos mercados emergentes, que han sido, junto con el cambio tecnológico y su impacto entre los trabajadores y en la sociedad, los cuatro factores decisivos que definimos en este trabajo.

25)      ERNEST MANDEL, “Marx, la crise actuelle et l'avenir du travail humain”, en “Quatrième Internationale”, número dedicado a “Mouvement ouvrier et défi technologique” (preparado a principios de 1986). La tendencia a la pauperización de los trabajadores siempre es relativa con respecto a los poseedores de capital, ya que -aunque mejoren los salarios- en el capitalismo siempre se profundizan los contrastes sociales porque la concentración de capital provoca al mismo tiempo la concentración de los ingresos, pero en la depresión o en la ausencia de sindicatos o de una lucha para resistir el retraso de los salarios, la pauperización puede ser absoluta. ROMAN ROSDOLSKY, “Génesis y estructura de El Capital de Marx. Estudios sobre los Grundrisse”, Siglo XXI, México, 1978. El tema se trata aquí

26)      GIOVANNI ARRIGHI plantea que es el principio del fin de la hegemonía nortemericana y el primer paso hacia un mayor grado de unilateralismo.

27)      ISAAC MINIAN (editor), “Transnacionalización y periferia industrializada”; en el vol. II, la parte I trata de la relocalización de la industria. El conjunto de tres volúmenes abarca la transformación estructural de los países industrializados, la restricción del desarrollo en los semiindustrializados y la influencia de la nueva tecnología en distintas ramas.

28)      ROBERT BRENNER, “La expansión económica y la burbuja bursátil”, en “New Left Review” (en castellano), núm. 6, Madrid, 2000, p. 72. Sobre la depresión que siguió a la ruptura de la burbuja de la bolsa de Tokio, R. TAGGART MURPHY, “La crisis económica del japón”, en “New Left Review” (en castellano), núm. 2, Madrid, 2000, p. 83, y sobre la situación previa de la economía japonesa, PAUL M. SWEEZY la sintetiza en “Perspectiva del Japón”, en “Monthly Review” en español, vol. 4, núm.2, noviembre de 1980, Barcelona, p. 33.

29)      CARLOS ÁBALO, “La crisis y el porvenir del capitalismo no se explican sólo por la lógica de 'El Capital', pero sin ella son incomprensibles”, en “Herramienta” núm. 6, Buenos Aires, Otoño 1998.

30)      MICHAEL HUDSON, “Super Imperialismo. La estrategia económica del Imperio norteamericano”, Dopesa, Barcelona, 1973. Ya en esa obra, el autor insiste en que el capitalismo mundial tal como está es inseparable del dominio político de Estados Unidos. Para la actualidad: HUDSON - “'Sostener el dólar' ha llegado a ser sinónimo de subsidiar la adicción del Ejecutivo norteamericano a la diplomacia militar hegemónica”, “Sin Permiso”, 25 de mayo de 2008.

31)      MANUEL CASTELLS, “La era de la Información”, Alianza, Madrid, 1997. En el vol.1, (“La sociedad red”), los cap. 3 y 4 se ocupan de la empresa red y de la transformación del trabajo y del empleo.

32)      MÓNICA PEDROSA, “Los mercados financieros internacionales y su globalización”, AC Thomson, Madrid, 2003, en el cap. 6 (“Los mercados de futuros”, primera parte, de pp. 197 a 209, ofrece una explicación técnica de los derivados, con cifras hasta 2001  y detalle de los instrumentos de ese tipo negociados en bolsa y en los mercados no organizados.

33)      BARAK OBAMA, entrevista de David Leonhardt en “The New York Times”, publicada por “Clarín”, Buenos Aires, 3 de mayo de 2009, pp.20 a 22, que tuvo lugar el 14 de abril pasado, después que el presidente estadounidense hablara en la Universidad de Georgetown. Allí había dicho que el país necesitaba romper el ciclo de burbuja y crisis y que iba a proponer nuevos cimientos para la Nación basados en mejores escuelas, energía alternativa, atención sanitaria más accesible y un Wall Street más regulado. Luego, en la entrevista, habló de más créditos para las empresas grandes y pequeñas, dijo que era una aberración “que las ganancias de las empresas del sector financiero” representaran “un porcentaje demasiado alto de nuestra rentabilidad, cosa que ocurrió durante toda la última década” y que “es importante entender que parte de esa riqueza, en primer lugar, era ilusoria” y que “lo que ocurrió en Wall Street en los últimos diez o quince años era insostenible… como lo que ocurrió durante el boom de las punto com”, que “Wall Street ya no será la mitad de la economía”, que “…esta crisis debe enseñarnos ciertas lecciones sobre la importancia de la regulación de los mercados financieros” y que no quería que “cada graduado universitario con aptitudes hacia la matemática termine siendo un operador de derivados”. En cuanto al “desafío que tenemos en la educación es asegurarnos de que desde el jardín de infantes hasta el último año de escuela los chicos aprendan el tipo de habilidades que los hagan competitivos y productivos en una economía tecnológica moderna”. Con respecto a los otros centros capitalistas afirmó: “Los países que van a competir en el largo plazo con nosotros en la economía global China, India, la Unión Europea, Brasil, Corea-, los países que están produciendo la mano de obra más educada, cuyo sistema educativo da importancia a las ciencias y las matemáticas, los países que puedan traducir esa formación tecnológica o científica en aplicaciones tecnológicas, van a tener una ventaja significativa en la economía”.

34)      “Clarín” y “La Nación”, Buenos Aires, 23 de abril de 2009.

35)      PABLO LEVÍN, op. cit., 3ª. Parte, esp. p. 325 hasta el final, hay conceptos clave, todavía no discutidos, que fundamentan la era del capitalismo tecnológico, en la que el primero pierde su carácter moderno y la sociedad civil se desvanece, lo que también sirve para comparar con HARDT-NEGRI y con CASTELLS, lo que no podemos abarcar aquí.

36)      ISAAC MINIAN, "Nuevos condicionantes internacionales de la industrialización", en JORGE EDUARDO NAVARRETE (coord.), “Miscelánea global. Tareas internacionales de México”, UNAM, México, 2008.

Alfredo Palacios

La Vanguardia anuncia su relanzamiento en el mercado editorial con el libro + CD: Alfredo Palacios, el socialismo criollo, de Juan Carlos Coral en la colección Las huellas del futuro. 180$ (pesos argentinos, envío dentro de la Argentina incluído)

Comprar libro

 

Suscripción Revista en papel

La suscripción a la Revista Socialista incluye 3 números

Precio: $200 pesos para residentes en la Rep. Argentina.

Modo de entrega a convenir con cada suscriptor.

Residentes en el exterior haga click aquí.

Consultar precios y modo de entrega a revistasocialista@gmail.com

Adquirir suscripción

El pago se realiza a través del sitio seguro Mercadopago
¿Qué es Mercadopago?

Enlaces

 

New Left Review: http://www.lajornadaquincenal.com.ar


Revista Rebelión: http://www.rebelion.org/


Revista Nueva Sociedad: http://www.nuso.org/


Revista Sin Permiso: http://www.sinpermiso.info/


Revista Umbrales de América del Sur, CEPES: http://www.cepes.org.ar/umbrales-de-america-del-sur.html


Revista La Jornada Quincenal: http://www.prensajorgerivas.blogspot.com/


Blog de Jorge Rivas: http://www.prensajorgerivas.blogspot.com/


Blog de Oscar Gonzalez: http://saludyrs.blogspot.com/


Blog del socialismo bonaerense: http://www.igualdad-ps.blogspot.com/

 

Facebook