Artículos por revista

El desafío: La economía social

por Fernando Finvarb

EL AUTOR

Fernando Finvarb fue diputado de la Ciudad de Buenos Aires y defensor de los beneficiarios de las Obras Sociales.  Dirigente del socialismo porteño, fue asesor del Ministerio de Cultura de la CABA y es miembro de la Academia Nacional del Tango.

Principio cooperativo:

A cada uno lo que necesita, a cada cual lo que le corresponda por capacidad y esfuerzo

Constitución de la Ciudad de Buenos Aires (1996):

Art. 18: La Ciudad promueve el desarrollo humano y económico equilibrado, que evite y compense las desigualdades zonales dentro de su territorio.

Art. 48: Es política de Estado que la actividad económica sirva al desarrollo de la persona y se sustente en la justicia social.

La Ciudad promueve la iniciativa pública y privada en la actividad económica en el marco de un sistema que asegura el bienestar social y desarrollo sostenible.

Las autoridades proveen a la defensa de la competencia contra toda actividad a distorsionarla y el control de los monopolios naturales y legales y de la calidad y eficiencia de los servicios públicos.

Promueve el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, los enprendimientos cooperativos, mutuales y otras formas de economía social, poniendo a su disposición instancias de asesoramiento, contemplando la asistencia técnica y financiera.

El mundo se debate ante la necesidad de una justa distribución de la riqueza. La voracidad y fracaso de las políticas neoliberales y la insustentabilidad del estado benefactor, obliga a agudizar el ingenio y a encarar valientemente la transformación para abrazar una forma de equilibrio que elimine las grandes desproporciones.

El sistema cooperativo, mutual o autogestionario es contenedor por su principio solidario, por colocar el interés general sobre el individual y con la rigidez de controles necesarios que impidan la flexibilidad, el amiguismo y la tendencia al abuso propio del género humano, eleva el grado de sana competencia y asegura eficiencia y costo adecuados.

El mercado del trueque en épocas de crisis, los microcréditos de hoy son herramientas válidas para el desarrollo de la economía, a veces informal, pero imprescindible a la hora de la subsistencia.

Las cooperativas de servicios, fuera de las grandes metrópolis, son sostenedores de urbanidad, aunque es preciso decir que, en casos, y por la falta de controles adecuados son empresas disfrazadas con un afán de lucro que las asimila a las multinacionales.

Asimismo las cooperativas de trabajo, que han crecido, más por el espanto que por el amor, consecuencia de los modelos especulativos y expulsivos de la peor derecha, se debaten entre la necesidad de mantener la fuente de trabajo y no servir a intereses de grupos que pretenden utilizar las ventajas para no asumir la responsabilidad de tener personal permanente con los beneficios sociales que le corresponden.  Las que son consecuencia de las empresas recuperadas, con el eje en sus trabajadores, son las que están mejor plantadas y las que buscan  capacitación y asesoramiento y a la vez, se permiten la búsqueda de más alternativas para no correr el riesgo de depender de un solo emprendimiento.

Ello es entender el mercado sin inclinarse ante él.  Con la formación de redes para entender que con la economía social, todos ganan, en mayor o menor medida, pero nadie queda sojuzgado ni condenado a la indigencia.

La economía social tiene en Latinoamérica las mejores posibilidades de desarrollo dada la inclinación a los que menos tienen que observan la mayoría de los gobiernos de la región.

Nos faltan pocas cosas más.  Un Estado contralor y que asegure a los cooperadores los derechos sociales en la etapa de gestación,  para que sean subsumidos por las cooperativas cuando estén consolidadas; un régimen de coparticipación inversa para permitir desde los municipios la creación y la cercanía de células productivas que puedan expandirse por la faz de la tierra, y tengan ellas protagonismo en el incipiente Consejo Económico Social.

La Economía Social no puede entenderse sin que prevalezca la ética.  Y es entonces imprescindible hacer referencia a El Hogar Obrero.

La mayoría de nuestro pueblo lo relaciona con la cadena Supercoop, porque además de haber estado extendido por todo el país, aún en los lugares más remotos, fue el principal regulador de mercado cuando la especulación se venía sobre los bolsillos de los trabajadores.  Muchos a través de El Hogar Obrero tuvieron su primer vivienda, su primer electrodoméstico, crédito, vestimenta, etc.  Revolucionario en la cibernética desarrolló en nuestro país los primeros cajeros automáticos, a través de sus empresas vinculadas y la Red Socios.

En el año 1991, por problemas financieros que no se supieron avizorar, porque al gobierno de turno le convenía su desaparición para que el lucro de las grandes marcas supermercadistas no tuviera límites, sufrió un fuerte cimbronazo que lo obligó a presentar convocatoria de acreedores, sufrir intervenciones judiciales y recibir sólo la solidaridad de viejos asociados que estaban consustanciados con los postulados cooperativos.

Ante ésa situación, ninguno de sus dirigentes estuvo siquiera sospechado de ilícito alguno, vendió buena parte de su patrimonio, le pagó la indemnización a los casi 15.000 trabajadores y honró el ochenta por ciento de la deuda que tenía en contraposición a grandes pulpos financieros que llevaron sus dineros fuera del país y dejaron un tendal de estafados.

Hoy, podemos decir que, renace. El Hogar Obrero está construyendo, sin prisa pero sin pausa, un complejo de 150 unidades habitacionales en la localidad bonaerense de Paso del Rey y con recursos propios.

¿Milagro? No. Esfuerzo, honestidad, constancia. Teoría y práctica de la Economía Social.

Alfredo Palacios

La Vanguardia anuncia su relanzamiento en el mercado editorial con el libro + CD: Alfredo Palacios, el socialismo criollo, de Juan Carlos Coral en la colección Las huellas del futuro. 180$ (pesos argentinos, envío dentro de la Argentina incluído)

Comprar libro

 

Suscripción Revista en papel

La suscripción a la Revista Socialista incluye 3 números

Precio: $200 pesos para residentes en la Rep. Argentina.

Modo de entrega a convenir con cada suscriptor.

Residentes en el exterior haga click aquí.

Consultar precios y modo de entrega a revistasocialista@gmail.com

Adquirir suscripción

El pago se realiza a través del sitio seguro Mercadopago
¿Qué es Mercadopago?

Enlaces

 

New Left Review: http://www.lajornadaquincenal.com.ar


Revista Rebelión: http://www.rebelion.org/


Revista Nueva Sociedad: http://www.nuso.org/


Revista Sin Permiso: http://www.sinpermiso.info/


Revista Umbrales de América del Sur, CEPES: http://www.cepes.org.ar/umbrales-de-america-del-sur.html


Revista La Jornada Quincenal: http://www.prensajorgerivas.blogspot.com/


Blog de Jorge Rivas: http://www.prensajorgerivas.blogspot.com/


Blog de Oscar Gonzalez: http://saludyrs.blogspot.com/


Blog del socialismo bonaerense: http://www.igualdad-ps.blogspot.com/

 

Facebook